Gracias.

21.12.13

El desahucio.

Estoy desahuciada de sentimientos. 
Cada vez que intento sentir, que la ilusión se enciende en mí, que despiertan las mariposas después de un largo sueño, el destino decide que es mejor echar los sentimientos a la puta calle.
Y aunque los Sentimientos se agarren fuertemente a mí, aunque reivindiquen 1000 veces que no quieren irse, llegan rápidamente dosis de realidad para sacarlos. Puta realidad. No hay quien la aborrezca más que yo. Estoy acostumbrada a que pase esto, no sé porqué Ilusión me hace creer que esta vez no pasará. Me promete que no volveré a estar sin ellos, que se quedarán para siempre y que no habrá más lágrimas. Cada vez me cuesta más creerlo pero siempre caigo. ''Vienen ya'' me dicen. Pero yo sigo firme, sigo creyendo que se echarán atrás, que por una vez realidad y sentimientos se entenderán. Los sentimientos se aferran a mi, gritan, sollozan, siguen luchando para quedarse pero ya no tienen las mismas fuerzas. Ilusión no deja de decirme que todo saldrá bien. Pero nunca sale bien. Se siente cada vez más el miedo, ese olor que tiene la realidad siempre que se acerca. Por un momento, todo está en silencio, no se escuchan ni sentimientos ni dosis de realidad. Pero todo va a acabar como siempre... Conmigo sola. Salen pues, sentimientos con lágrimas en los ojos, cabizbajos y con una mezcla de rabia y tristeza, alguno que otro se intenta resistir, intenta volver a habitarme pero las enormes dosis de realidad no le dejan. Le sostienen fuertemente y apresuran su paso para que desaloje lo antes posible. Nadie les deja vivir en mi. Cada vez que vuelven y se van, mi piel disminuye su temperatura. Y así seguirá... Hasta que me vuelva inhabitable (de sentimientos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario